Tuesday, June 20, 2006

Trompeta en himno final

A lo lejos una trompeta retumbando en el eco de una cancha vacía de jugadores
Una luna que llora gotas de estrellas a mi cielo
Un alma con maletas esperando a que un sueño la recoja
El olvido renuente a aceptar la pérdida
Pensando en las marcas de nuestra pasión
Enfrentando la triste realidad de que la razón y el corazón las separan dos letras
Un fantasma juega en mi oído
Recordándome administrar mis sentimientos en el momento pico de esta vida
Dolor y amor mezclados en vinagretta agridulce de vivencias
No sé que estarás pensando
Pero mi cansancio me lleva al borde de la almohada que fue tuya
Bautizada con hiel
El día que nos conocimos
El que pactamos amor eterno
Tú sabiendo los pormenores
Yo confiada de esos ojos viejos
Me regresan cabalgando los latires de ese momento y todo parece neblina
A lo lejos una trompeta retumba, mi vientre late, mi corazón muere
Una lágrima despide lo que fuiste
Mientras las mentiras que tejiste crean la red que me aleja de ti
El destino te tiene, tiene tu cuenta
No te la cobro yo…lo cobrará una rosa y su espina hará música de tu llanto al momento indicado
Ese día seré realmente libre, ese día volveré a vivir.

Y.S.B. © 2006

1 Comments:

At 6:48 PM, Blogger Madam said...

No lo había visto así, la razón y el corazón la separan dos letras.

Este poema me ha tocado. Esos sentimientos de amor, dolor y decepción. Lo más que me agrada es el final, no cobrarle la cuenta. Después de todo, el destino siempre la cobra.
"Me sentaré a las orillas del río a ver el cadáver de mi enemigo pasar." Aunque suene fuerte alguien me lo dijo una vez. Esa amiga me dijo, que incluso en momentos de gran ira o tristeza, lo mejor es seguir el camino de uno.

Bueno chica, un abrazo fuerte y tremendas palabras. :)

 

Post a Comment

<< Home